martes, 3 de marzo de 2015

¿Tiene pulso España?


España es un país que ha entrado en una profunda crisis que desgraciadamente va a peor. El pueblo se deja llevar por las mentiras de los políticos, como cuando Rajoy dijo que la crisis terminaría en 2012. Los españoles somos fácilmente manipulables, y las personas con cargos importantes abusan de nosotros con estafas, robos y mentiras. Nos hacen creer que todo esta bien, y con escusas baratas fácilmente le creemos. Lo peor es que lo permitimos y repetimos la misma situación constantemente.

Desigualdad económica por todos lados. Mientras una persona en condiciones normales se esfuerza por estudiar carreras que requieren mucho esfuerzo, luego esta ''la Belén'' que por hacer un paripe en el Gran Hermano recibe 60.000 € semanales, cantidad de dinero que nuestros padres ni nosotros mismos seremos capaces de alcanzar con tan poco esfuerzo (aplicable para cualquier otro ''famoso''). También hay personas que han estudiado y han obtenido un buen cargo (como un policía o un abogado) pero el dinero que reciben no se compara al esfuerzo que conlleva otras áreas (como un electricista o un fontanero). Reconozco que las personas con estudio tienen mucho merito, pero no es justicia que por ello reciban tanta cantidad de dinero respecto a los trabajos menores (unos cobran 4000 € mientras que los otros se quedan en 500 €). porque ellos también tienen importancia, sin el ganadero no tendríamos frutas, sin el electricista no tendríamos corriente eléctrica, etc.

Conclusión: Es España el país de la pandereta. Nos dan por todos sitios y hay muchas desigualdades tanto económicas como sociales. Nos dejamos llevar por lo llamativo y nos distrae de la situación del país. Porque mientras hay corrupción, desnutrición infantil, paro, desalojamientos, etc, nosotros le damos más importancia a lo que halla pasado en el Sálvame, o como le vaya la jornada a Cristiano Ronaldo, o lo que hallan dicho del Ébola y hacer una parodia, etc. No ponemos remedio a la situación, y la verdad es que nos la merecemos. Nos merecemos la situación por dejarnos llevar y por nuestra poca conciencia. La culpa es nuestra y nosotros los ciudadanos somos los que lo pueden cambiar la situación del país. Debemos cambiar esta mentalidad borreguil y mostrar más exigencia y conciencia ante la situación que nosotros mismos hemos buscado.

La culpa no es de los políticos, es nuestra por permitirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario